Werner Ovalle: “Las aduanas deben convertirse en actores reales que permitan la competitividad de sus países”

0
1067
Werner Ovalle, Intendente de Aduanas de Guatemala y Vicepresidente de la Organización Mundial de Aduanas para las Américas y el Caribe. Foto: OMA

Werner Ovalle, abogado y magíster en Política, Seguridad Pública e Integración y Desarrollo,  conoce con profundidad el manejo del servicio aduanero (es Intendente de  la Aduana de Guatemala) y de la conducción regional (a cargo de la  Vicepresidencia de la Organización Mundial de Aduanas para las Américas y el Caribe). Entiende y explica cómo debe ser el funcionamiento de estas instituciones centrales de gestión de fronteras en lo que respecta a la facilitación del comercio y el desarrollo humano. Crítico de la corrupción. ¿Qué lecciones han aprendido las aduanas durante la pandemia? ¿Cuál es su reflexión sobre la Argentina?

A continuación, su diálogo con Aduana News.

¿Qué se entiende por facilitación del comercio?

La facilitación del comercio es una de las nuevas tendencias del comercio internacional. Y las aduanas son quienes la implementan, pero es el resultado de una de las grandes negociaciones que han realizado los ministerios, secretarías de Hacienda o de Economía de muchos de los países; las aduanas la están poniendo en práctica para contribuir a los esfuerzos vinculados a la competitividad, la reducción del tiempo de despacho, el intercambio de información y la coordinación público-privada. Es importante que todos los  actores del comercio internacional compartamos la visión de trabajo para realizarlo de forma conjunta. Es fundamental apostar a la simplificación de los procedimientos y a la  facilitación del comercio sin perder su control aduanero.

En esta línea, señalo la coordinación de los esfuerzos entre la Organización Mundial de  Comercio (OMC) y la Organización Mundial de Aduanas (OMA) en la aplicación del Acuerdo de Facilitación. Para realizar estos esfuerzos, en muchos países las aduanas tienen a su cargo más del 90 por ciento de la implementación de acciones. Esto evidencia la importancia del rol de las aduanas para que el comercio internacional pueda fluir.

Quiero resaltar que el Acuerdo de Facilitación del Comercio motiva el trabajo de los Comités Nacionales de Facilitación del Comercio donde el valor agregado está en garantizar que el sector privado pueda tener mecanismos de facilitación con las aduanas. Por ejemplo,  Guatemala ha creado una mesa de diálogo donde hay más de 28 actores de la cadena logística. Esto nos ha permitido tener un plan de trabajo, identificar las problemáticas y determinar de forma conjunta cómo resolverlas.

¿Cuál es la importancia de la facilitación del comercio?

Uno de los pilares de la facilitación del comercio es que fortalece el intercambio entre los países con la disminución de los tiempos y costos adicionales. Para esto, la OMA ha implementado el Estudio de Tiempos de Despacho para el levante de mercancías. Esta herramienta  permite tener un diagnóstico real de  cada uno de los actores, detectar los problemas y  hacer  un plan de acción que determine cómo se van a corregir las fallas para hacer efectivo el comercio.

También es importante transparentar las actuaciones aduaneras en la facilitación del comercio. De ahí que todo acto administrativo de las aduanas debe estar en la web y redes sociales para que los actores tengan acceso dinámico.

Por eso hay que apostar a la tecnología. La facilitación del comercio ha obligado a los servicios aduaneros a mejorar las herramientas electrónicas para brindar información y  facilitar el pago de los impuestos. Esto evita discrecionalidad y avanza hacia el cumplimiento de los requisitos de la “Aduana del Siglo XXI” que demanda menos uso del papel. Para ello, todos los países estamos trabajando mancomunadamente.

¿Qué papel cumplen las aduanas en la facilitación del comercio?

Las aduanas deben convertirse en actores reales que permitan la competitividad de sus países tanto en importaciones como exportaciones. Antes, las aduanas eran vistas como entes de control. Pero ahora, además de la seguridad, la facilitación del comercio pasa a ser uno de los ejes transversales que los servicios aduaneros debemos trabajar en conjunto con el sector privado.

La facilitación del comercio es una tarea de todos los actores. En este sentido, establecer mecanismos de comunicación en los países, como el Comité de Facilitación del Comercio,  permite tener un seguimiento de trabajo aunado al pilar dos del Marco SAFE de la OMA – aduanas y empresas- para lograr el objetivo de manera óptima.

¿Dónde se han implementado iniciativas de vanguardia a nivel regional aplicadas a la modernización de aduanas?

Tengo el honor de representar a una región muy participativa. Cada aduana, en sus países, está realizando una serie de acciones importantes. A la fecha, no existe ninguna aduana que no esté llevando a cabo medidas de facilitación de comercio. Todos hemos encontrado el valor agregado que la misma tiene. Destaco el programa de modernización aduanera de Perú a través de sus aduanas SMART; también, el programa de aduana de los Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) por medio del cual se ha brindado cooperación técnica, por la importancia y adelantos tecnológicos que tiene en la región. Ellos crearon el cargo Resolution Team, una buena práctica, presentada y aceptada por los directores de aduanas de las Américas y el Caribe.

Por otro lado, el e-commerce ha sido uno de los nuevos retos que tenemos como aduanas por el cambio que genera en el comercio tradicional. Por ejemplo, en Guatemala, durante el 2020, donde hay 21 aduanas a nivel nacional, la única que llegó a su meta de recaudación fue la aduana express aérea que atiende lo relacionado al e-commerce. Esto nos muestra que el e-commerce es necesario en épocas como la del COVID-19, y viene para quedarse.

La región está trabajando en línea con esta realidad. Lo vemos en los avances de Estados Unidos, Chile y República Dominicana. También, en los esfuerzos de Colombia con la implementación de su ventanilla única de comercio exterior, en coordinación con un centro de monitoreo y trazabilidad. México implementó el Proyecto de integración tecnológica aduanera​ (PITA) y el uso de la ventanilla única de comercio exterior. Chile es un gran referente en temas de fiscalización, con acciones como la gestión de riesgo aduanero.

En Guatemala hemos generado estrategias para la implementación de los controles no intrusivos en las aduanas marítimas, el Marchamo Electrónico, el RFID (tecnología de recolección de datos de los contenedores por vía satelital) en conjunto con la Estrategia Centroamericana de Facilitación del Comercio. A esto se suma la declaración anticipada, proyecto innovador que está en línea con el Acuerdo de Facilitación del Comercio y la Estrategia Centroamericana mencionada. Guatemala está implementando esta iniciativa con Honduras y pronto lo hará con El Salvador. Además, se ha desarrollado un plan de modernización aduanera que nos ha permitido tener resultados para representar a la Organización Mundial de Aduanas en la región.

¿Cuáles son las iniciativas regionales para disminuir el comercio ilícito?

La Región de las Américas y  el Caribe  de la OMA tiene dos Oficinas de Enlace de Inteligencia Regional (RILO, por sus siglas en inglés). La primera, administrada por la aduana de Santa Lucía,  atiende los asuntos del Caribe. Y la segunda, administrada por la aduana de Chile,  los de Sudamérica. Esta iniciativa es fundamental porque nos permite realizar operativos regionales, intercambiar información y tener acceso a la base de datos de la OMA. La buena noticia es que estamos próximos a tener una nueva oficial RILO en Guatemala para atender los asuntos de Centroamérica, gracias al apoyo de los directores de aduanas de la región central. A este respecto, resalto el apoyo del FMI para que podamos tener una estrategia centroamericana  para la gestión de riesgo aduanero, a los fines de disminuir  la selectividad roja y cumplir con el estándar (un dígito) de la OMA.

También se destaca el esfuerzo del Parlatino que  ha aprobado una Ley específica contra el Comercio Ilícito. Este instrumento ha detectado aspectos importantes para que los países los incluyan en sus legislaciones y sean más contundentes en la lucha contra el contrabando y la defraudación aduanera. Se trata de una iniciativa que tiene apoyo de diversos países de la región y de Crime Stoppers para ser más contundentes en los resultados contra el comercio ilícito.

¿Cómo se involucran las aduanas para promover la igualdad de género en la región?

Es un tema fundamental para la OMA y la Región de las Américas y el Caribe. En diciembre de 2020 se aprobó la Declaración de Igualdad de Género y Diversidad en el Consejo de la OMA. Para que se entienda este esfuerzo, la región está conformada por  33 aduanas, de las cuales 19 son lideradas por hombres y las 14 restantes, por mujeres. En este sentido, destaco que la igualdad y la diversidad son fundamentales para garantizar el desempeño y la calidad del servicio aduanero.

Por eso, en la Oficina Regional promovemos que participen directoras en el grupo Igualdad de Género de la OMA a fin de dar a conocer los avances que tenemos en la región. Nuestras representantes son Velma Ricketts Walker, Directora de Aduanas de Jamaica (Sub-región de El Caribe), Marilú Llerena, Superintendente de Aduanas del Perú (Sub-región de Sudamérica) y Tayra  Barsallo, Directora General de la Autoridad Nacional de Aduanas de Panamá (Sub-región de Centroamérica).

¿Qué lecciones han aprendido las aduanas durante la pandemia, para dar respuestas en el futuro?

Nadie predijo el impacto de la pandemia en la salud, la ciudadanía, el comercio exterior y la economía. De ahí que una de las lecciones fue la necesidad de estar más comunicados y coordinados con las aduanas vecinas.

Así, Centroamérica generó un Plan de Bioseguridad  para tener un criterio común entre los ministerios de salud, economía y aduanas, permitiendo que el comercio intrarregional haya sido el de menor impacto. Por eso, resalto y agradezco el trabajo y el  compromiso de los funcionarios de aduanas de muchos países de la región al lograr que el comercio internacional no se detenga en el marco de la pandemia.

También destaco el rol fundamental de la OMA y sus autoridades al potenciar la comunicación y el intercambio de las buenas prácticas para compartir esas experiencias con la comunidad aduanera. En esta línea, se aprobó la Resolución del Consejo de la OMA sobre el “Papel de la Aduana en la facilitación transfronteriza de medicamentos y vacunas en situaciones críticas”.

Todo ello confirma  la importancia estratégica que tienen las aduanas en nuestros países en pos de los objetivos cruciales en materia de facilitación del comercio.

¿Qué condiciones debe tener un agente aduanero para generar confianza? 

La integridad y transparencia son valores fundamentales sobre los que se deben construir nuestras aduanas. En Guatemala estamos trabajando en todos los niveles de la administración, apegados al Código de Ética y Conducta, lo cual nos permite alcanzar credibilidad y legitimidad  en la comunicación con otros actores. Pero hemos exigido a todos los integrantes de la cadena logística la misma manera de actuar. A tal efecto, la OMA nos ha acompañado en este esfuerzo a fin de que trabajemos  bajo una misma visión.

A nivel regional esto nos marca. Todas las aduanas están haciendo esfuerzos para aumentar la ética en la organización. La Declaración de Arusha, una herramienta básica para este propósito, tiene  diez principios concretos que todo país debe implementar.

Por último, ¿tiene alguna reflexión para la Aduana de Argentina?

Mi reflexión está vinculada al rol que la Aduana de Argentina ha tenido en la región y en la OMA, y también a  los esfuerzos desplegados en la pandemia del  COVID-19.

A este respecto, la Aduana de Argentina fue referente entre los años 2007 a 2015 en el fortalecimiento de capacidades. Desde mi Vicepresidencia Regional, Argentina junto con Perú fueron  quienes impulsaron las primeras iniciativas. En vista a su compromiso, estamos trabajando en la acreditación de su Centro de Adiestramiento Canino, aprobado por todos los directores de aduanas de la región en 2020, y en la etapa final del memorándum de entendimiento con la OMA.

Esto manifiesta el compromiso y liderazgo de la Aduana de Argentina por trabajar en la facilitación del comercio, el control aduanero y la seguridad de las mercancías a nivel de la región de las Américas y el Caribe.