Entrevista al Juez Dr. Julio Cruciani : El sillón de la Aduana es una silla eléctrica

0
562

Aduana News: ¿Cuál es su opinión sobre el estado actual del comercio exterior y la actuación de la Aduana?

Respuesta: La aduana no puede ser la excepción de este cuadro de desjerarquización de las instituciones de la República. Si el Poder Judicial y el Poder Legislativo están desjerarquizados, porque no lo va a estar un órgano del Poder Ejecutivo como es la Aduana.

Estamos en una degradé en todo sentido, humano e institucional. Hemos llegado a una situación que es inexplicable, porque tenemos un territorio que es una excepción y una bendición de Dios, poblado por una calidad de gente de primera, descendientes de italianos, franceses, ingleses, judí­os y gallegos que han hecho un gran paí­s. No tiene explicación como, después de los éxitos de principio de siglo, teniendo el Teatro Colón, agua corriente para todo, subterráneos y premios Nobel, hayamos llegado a esta situación. Desde ya, la aduana no puede ser una excepción, más allá de que tiene su tradición muy cuestionada desde un origen. Yo tengo un artí­culo publicado hace unos años que se titulaba “Contrabando: delito patriótico”, porque el contrabando fue el origen de la Revolución de Mayo y el de la Revolución Norteamericana. Me lo cuestionaron pero es una verdad. El tema de la aduana siempre va a ser difí­cil, porque los delitos son modernos, artificiales. ¿Quién puso los lí­mites? Son un invento del hombre. Y el delito de contrabando es un invento del hombre. Con esta famosa globalización la tendencia es hacia la desaparición de las fronteras.

Aduana News: Es decir, desaparecerí­a el delito de contrabando…

Respuesta: Claro, ¿se da cuenta?, lo mismo que el penal tributario. En cambio hay delitos que son tradicionales, son bí­blicos, como matar o robar. Son fáciles de entender. En lo que es inventado por el hombre vienen los problemas.

Aduana News: ¿Favorece al contrabando la  actual situación económica ?

Quiere que le diga una cosa, casi ha desaparecido el contrabando porque ni los contrabandistas pueden vender. Así­ está la situación del paí­s. No hay negocio. Aunque lo traigan al precio de costo de afuera, ¿quién le va a comprar si la gente no tiene plata?. Es increí­ble pero es así­.

La unión de la DGI y la DGA en la Afip, ¿le parece positiva?

Ni positiva ni negativa, porque tiene una falla de origen. Le vuelvo a decir, está dentro de las generales de la ley. Se continúa con la burocracia, la improvisación, la superposición de leyes y de normas. Lo que ocurre también es que son ví­ctimas de esto los consumidores y los mismos empleados de la DGI y de la Aduana. Siempre se dice que la Aduana es la cuna de la delincuencia, pero hay infinidad de aduaneros que son correctí­simos, la mayorí­a le dirí­a, como también los empleados de la DGI. Lógicamente el hilo se corta por lo más delgado y, por lo general, cuando hay alguna irregularidad, que las hay, los que sufren las consecuencias son los empleados de poca jerarquí­a. El germen del problema está desde hace tiempo en la maraña legislativa de este paí­s, que hace que no tengamos un orden jurí­dico sino todo lo contrario. Hay un total desorden jurí­dico.

El problema pasa por el sistema…

Sí­, sí­, el problema pasa por el sistema, porque desmoraliza a la gente idónea, la termina venciendo, y le da la oportunidad al no idóneo y al sinvergí¼enza. Protege al sinvergí¼enza. No funciona el método de premio y castigo. Por el contrario, funciona al revés: se premia al sinvergí¼enza y se castiga al normal.

La reaparición de la Policí­a Aduanera ¿representa una mejora en el sistema de control?

Es positiva porque es especí­fica. Se ocupa de temas muy especí­ficos, muy técnicos. El que sabe de derecho impositivo o tributario no tiene ni idea del sistema aduanero. Son cosas distintas, aunque parece que fueran lo mismo. Es como suponer que los médicos son todos iguales. Si bien son todos médicos, uno es alergista y otro cardiólogo. El alergista no sabe nada del corazón, y sin embargo es médico.

Luego de las últimas medidas del ministro Cavallo, Albrisi opinó que podrí­a ser considerado contrabando el hecho de sacar del paí­s más dinero del permitido ($1000)

No, no es contrabando. No tengo ninguna notificación. Tiene que haber una ley que encuadre el delito, la que lógicamente no está. Tengo entendido que en el decreto lo pondrí­an como infracción.

¿Sigue sosteniendo que el sillón de la Aduana es una silla eléctrica?

Claro. Casi todo administrador de la aduana terminó procesado y preso. Yo tuve varios en mi juzgado. Tuve a Brown, Parino, Delconte y otros más. Son todos asiduos concurrentes a Tribunales. Sí­, el sillón de la Aduana es una silla eléctrica. Y el de los jueces también.