Nuevas medidas para reducir emisiones en interfaz barco-puerto

0
129
Las ocho medidas presentadas por la Organización Marítima Mundial han sido seleccionadas por su posible aplicación a escala mundial. Foto: OMI

La Organización Marítima Internacional (OMI) trabaja para reducir sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) y en el año 2018 inició un camino que la ha situado dentro del marco de cumplimiento de los compromisos de Kyoto y la política internacional contra las emisiones de gases de efecto invernadero.

Con este mismo objetivo, la OMI ha publicado una nueva Guía de interfaz barco-puerto.pdf.  El documento se  centra  en  ocho medidas prácticas que pueden contribuir a la reducción de las emisiones de tales gases.

Según el comunicado del organismo especializado de las Naciones Unidas que promueve la cooperación entre Estados y la industria de transporte, la Guía ha sido desarrollada por la Alianza de la Industria Global de Soporte de envío de bajo carbono (Low Carbon GIA) en el marco del proyecto GreenVoyage2050 de la OMI-Noruega.

Las ocho medidas prácticas presentadas en la Guía son:

  1. Facilitar la inmovilización en los puertos.
  2. Posibilitar la limpieza del casco y la hélice en los puertos.
  3. Favorecer operaciones simultáneas (SIMOPS) en puertos.
  4. Optimizar la permanencia en el puerto mediante autorización previa.
  5. Mejorar la planificación de los buques que hacen escala en varios atracaderos de un puerto.
  6. Perfeccionar la compatibilidad entre el barco y el atracadero mediante la mejora de los datos maestros del puerto.
  7. Permitir la optimización del peso muerto del buque mediante la mejora de los datos maestros del puerto. 
  8. Optimizar la velocidad entre puertos. 

La OMI indica que la lista de medidas no es exhaustiva sino el resultado de la investigación y los hallazgos iniciales; el objetivo es crear conciencia sobre ideas potenciales que la comunidad marítima podría explorar más a fondo. “Cada  medida presentada en la Guía puede implementarse individual  o colectivamente, lo que maximizaría el beneficio de reducción de emisiones”, aclara.

En ese sentido, se informa que si bien la Guía es particularmente útil para las partes interesadas de la comunidad portuaria (como autoridades portuarias, terminales, proveedores de servicios náuticos), también es relevante para los armadores, operadores, fletadores, agentes e intermediarios marítimos, entre otros.