La economía de China se acelera: PIB sube 4.9% en el tercer trimestre del año

0
98

El Producto Interno Bruto (PIB) de China subió 4,9% en el tercer trimestre respecto al año anterior, según datos publicados en Beijing el lunes. Esto es más bajo de lo que pronosticaron los economistas, pero más rápido que la expansión del 3,2% observada en el segundo trimestre. Las ventas minoristas se expandieron 3,3% en septiembre, la producción industrial creció 6,9% en ese mes y el crecimiento de la inversión se aceleró a 0.8 por ciento en los nueve meses hasta el final del trimestre.

A pesar del desempeño del PIB más débil de lo esperado, la producción se expandió un 0.7 por ciento en lo que va del año, lo que significa que la segunda economía más grande del mundo recuperó todo el terreno que perdió en el primer semestre durante la epidemia de coronavirus (COVID-19).

El respaldo de la recuperación ha sido una contención agresiva del mortal coronavirus que ha permitido a las fábricas reabrir rápidamente y capitalizar la avalancha mundial de equipos médicos y tecnología para trabajar desde casa, una dinámica que ayudó a los exportadores a ganar una participación de mercado récord en los siete meses hasta julio.

Los compradores han sido más cautelosos, pero los fuertes gastos durante las recientes vacaciones de la Semana Dorada sugieren que ellos también están comenzando a abrir sus billeteras nuevamente.

La recuperación se ha producido con un endeudamiento gubernamental relativamente restringido y una flexibilización del banco central en comparación con sus pares de China. En cambio, el gobierno se ha centrado en el apoyo específico para las empresas, en contraste con la forma en que respondió a la crisis financiera mundial.

Políticas de apoyo

«China está apoyando al mundo de una manera diferente a como lo hizo después de 2008», dijo Shen Jianguang, economista jefe del gigante del comercio electrónico JD.com. «Una economía en desaceleración significa que no podría permitirse otro estímulo en 2020. En cambio, hizo su trabajo sirviendo como el ‘proveedor de último recurso'».

El gobernador del banco central, Yi Gang, dijo el domingo que China tiene una «política fiscal proactiva» y «una política monetaria acomodaticia para apoyar la economía».

“En este momento, China básicamente ha puesto al COVID-19 bajo control”, dijo Yi en un seminario web organizado por el Grupo de los 30. “En general, la economía china sigue siendo resistente con un gran potencial. Se prevé una recuperación continua que beneficiará a la economía mundial».

Cuota creciente
El análisis de los datos del Fondo Monetario Internacional (FMI) muestra que se espera que la proporción de crecimiento mundial proveniente de China aumente del 26.8 por ciento en 2021 al 27.7 por ciento en 2025, según cálculos de Bloomberg.

El FMI dice que el crecimiento chino es prácticamente la única razón por la que espera que la producción mundial sea un 0.6 por ciento más alta para fines de 2021 en comparación con fines de 2019.

Pero la recuperación no está exenta de agujeros. La economía fue solo un 0.7 por ciento más grande en los nueve meses hasta septiembre que en el mismo período en 2019. A principios de año, el gobierno esperaba un crecimiento anual de alrededor de seis por ciento.

Y los consumidores han tardado en gastar como antes. Incluso con el virus bajo control, los compradores han gastado aproximadamente un nueve por ciento menos en los primeros ocho meses del año en comparación con el mismo período del año pasado.

Tampoco está claro qué tan duradera resultará la recuperación dadas las presiones internas del desempleo y el aumento de la deuda empresarial y familiar. China Evergrande Group, el desarrollador más endeudado del mundo, ha inquietado a los inversores en medio de temores por su salud financiera.

Mucho dependerá también de cómo evolucionen las relaciones con Estados Unidos después de las elecciones presidenciales de noviembre. Cualquier empeoramiento de las fricciones comerciales podría ser un obstáculo para la reactivación de las exportaciones. Al mismo tiempo, el resurgimiento del virus en Europa y Estados Unidos complicará el repunte global y podría perjudicar la propia recuperación de China.

Lograr que la economía se recupere rápidamente es crucial para las ambiciones globales de China. La semana pasada, durante una gira por el centro tecnológico de Shenzhen, el presidente Xi Jinping redobló las llamadas para tomar el liderazgo mundial en tecnología y otras industrias estratégicas.

Al instar a un compromiso «inquebrantable» con la innovación tecnológica en un período de «cambios nunca vistos en un siglo», Xi volvió a promover la necesidad de ser más autosuficiente, una política que se espera que sea una parte central de un nuevo plan económico quinquenal que se discutirá en una reunión del Partido Comunista que se espera a finales de este mes.

Ese enfoque en impulsar el crecimiento en sectores de la nueva economía como el consumo, la tecnología y los servicios significa que la inversión supera a la de los sectores antiguos, lo que hace que este ciclo sea diferente del auge del crédito y la construcción posterior a 2008, señaló Cui Li, jefe de investigación macro de CCB International Holdings en Hong Kong.

“Un ciclo industrial liderado por la mejora económica y la ausencia de una gran expansión crediticia hará que esta recuperación del crecimiento sea más sostenible”, dijo. «La recuperación china se mantendrá».

Fuente: Bloomberg/EyN