2021 inicia con nuevas reglas sobre el movimiento transfronterizo de residuos plásticos

0
1597
Una Nomenclatura es Arancelaria cuando a cada código y su correspondiente descripción se le asocia el arancel o derecho aduanero que deben tributar las mercancías que se clasifican en dicho código, al momento de concretarse una operación de comercio exterior a través de una aduana.

La Organización Mundial de Aduanas emitió hoy (03.12.2020) un comunicado sobre nuevas normas internacionales para la importación y exportación de residuos plásticos que entrarán en vigor el 1 de enero de 2021.

En primer lugar, la OMA invita a sus miembros a responder adecuadamente al flagelo de los residuos plásticos en el marco de la Iniciativa de Aduanas Verdes y en estrecha  colaboración con el Convenio de Basilea sobre el control de los movimientos transfronterizos de desechos peligrosos y la eliminación (específicamente dentro de la Alianza) de desechos plásticos.

A tal efecto, el organismo recuerda que “el Convenio de Basilea es un tratado internacional que tiene como objetivo proteger la salud humana y el medio ambiente contra los efectos adversos de los desechos peligrosos”.

En esa línea, “en mayo de 2019, durante la Conferencia de las Partes del Convenio de Basilea, 187 países decidieron restringir significativamente el comercio internacional de desechos plásticos para ayudar a abordar la eliminación inadecuada de desechos plásticos y reducir sus fugas al medio ambiente. Los movimientos transfronterizos ilegales a través de la cadena de suministro internacional representan el mayor riesgo, y los desechos plásticos llegan a jurisdicciones desprevenidas”, explica.

En ese sentido, se  informa que fueron aprobadas las modificaciones de residuos plásticos en los Anexos II, VIII y IX y entrarán en vigencia a partir del 1 de enero del 2021.

  • La enmienda en el Anexo VIII incorpora una nueva entrada A3210, aclara el alcance de los desechos plásticos que se presumen peligrosos y, por lo tanto, están sujetos al consentimiento fundamentado previo o procedimiento de PIC.
  • La enmienda en el Anexo IX dispone una nueva entrada B3011, que reemplaza la entrada existente B3010 y aclara los tipos de desechos plásticos que se presume no son peligrosos y que, como tales, no están sujetos al procedimiento de PIC. Además, los desechos enumerados en la entrada B3011 incluyen: un grupo de resinas curadas, polímeros no halogenados y fluorados, siempre que los desechos estén destinados al reciclaje de una manera ambientalmente racional y casi libres de contaminación y otros tipos de desechos; mezclas de desechos plásticos consistentes en polietileno (PE), polipropileno (PP) o tereftalato de polietileno (PET), siempre que estén destinados al reciclaje separado de cada material y de manera ambientalmente racional, y casi libres de contaminación y otros tipos de desechos.
  • La enmienda en el Anexo II inserta una nueva entrada Y48 que cubre los desechos plásticos, incluidas las mezclas de dichos desechos, a menos que sean peligrosos (ya que se incluirían en A3210) o se presume que no son peligrosos (que se incluirían en B3011).

Impacto en las administraciones aduaneras

Así, la OMA sugiere a los funcionarios de aduanas “conocer las nuevas normas relativas a los residuos plásticos dado que la Aduana es un socio clave para facilitar el comercio legal de residuos y prevenir y detectar el tráfico ilegal de residuos”.

La información advierte que “se debe seguir un procedimiento de consentimiento fundamentado previo según la composición y el tratamiento de los desechos plásticos que se importan o exportan. Los desechos plásticos cubiertos por el alcance del Convenio de Basilea requieren la presencia de un documento de movimiento de desechos que acompañe el envío real y una copia del formulario de notificación y consentimiento”.

“Existe una falta de diferenciación de los residuos plásticos a nivel de seis dígitos; por ejemplo, no hay diferenciación para el PET, que es muy común en las botellas. Como tal, los países pueden abrir sub-partidas nacionales adicionales si es necesario, hasta que se haga una propuesta para modificar el SA con respecto a los desechos plásticos”, aclara la OMA. “En general, las políticas y los procedimientos aduaneros deben tener en cuenta las nuevas enmiendas, y se deben desarrollar indicadores y perfiles de riesgo actualizados para responder de manera adecuada a las nuevas obligaciones internacionales sobre desechos plásticos”, concluye el comunicado.