La OCDE analiza enfoques regulatorios para las transferencias de datos transfronterizos

0
254
La capacidad de transferir datos a través de las fronteras es fundamental para el crecimiento económico y la innovación. Ilustración: Aduana News

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) consideró los elementos en común de los enfoques regulatorios para las transferencias de datos a través de las fronteras. El organismo también analizó los flujos de información que sustentan el mundo digitalizado e interconectado globalmente de hoy, pero que generan una serie de preocupaciones, que incluyen la protección de la privacidad y de de la propiedad intelectual, el alcance regulatorio, la competencia y la política industrial.

El documento de política comercial titulado “Mapeo de los puntos en común en los enfoques regulatorios para las transferencias de datos transfronterizas” destaca los modos en que los países crean entornos «confiables» para permitir flujos de datos transfronterizos y encuentra los siguientes hallazgos:

  • No existe un mecanismo único que permita lo que se ha dado en llamar «flujos libres de datos con confianza». Sostiene que los gobiernos persiguen enfoques diferentes, múltiples y complementarios.
  • Existe una gama de mecanismos unilaterales para salvaguardar las transferencias transfronterizas. Estos varían de acuerdo con si las salvaguardas requieren la aprobación del sector público antes de la transferencia (preautorizadosalvaguardias), o si dejan la discreción sobre cómo salvaguardar las transferencias al sector privado. Así, el análisis revela que las salvaguardas preautorizadas, como la adecuación pública respecto de las decisiones y las garantías legales ex ante son más comunes (65%). Sin embargo, salvaguardas abiertas, que incluyen principios de rendición de cuentas, evaluaciones y contratos de adecuación del sector privado, también son utilizadas (54%). Es decir, la mayoría de los países incorporan alguna forma de protección en sus transferencias de datos, pero lo hacen de diferentes maneras.
  • Existen acuerdos plurilaterales que tienen como objetivo generar consenso en torno a la privacidad y la protección de los datos personales, incluso en relación con las transferencias internacionales, que se han adoptado ampliamente (incluidos por 97 economías). En consecuencia, dice la OCDE que el 68% de los elementos cubiertos en la normativa nacional existente sobre privacidad y protección de datos en una muestra realizada se superponen. Esto sugiere que existe un alto grado de similitud en los marcos existentes y, por lo tanto, algunos puntos en común sobre los que construir para permitir la transferencia de datos.
  • Existen acuerdos comerciales entre 72 economías que han incluido disposiciones sobre flujos de datos desde el año 2008. En estas disposiciones, el 45% de los acuerdos incluyen compromisos vinculantes sobre datos flujos (para todo tipo de datos). De ellos con disposiciones  vinculantes, casi todos incluyen excepciones que permiten restringir los flujos de datos para cumplir con los «objetivos legítimos de política pública”.
  • Hay estándares e iniciativas impulsadas por la tecnología, como los estándares ISO y la mejora de la privacidad de las tecnologías , incluidas la criptografía y las cajas de arena, que están siendo utilizadas cada vez más por organizaciones para proteger y controlar el acceso a los datos.

Ante ello, el análisis sugiere que los instrumentos específicos que adoptan los países para permitir flujos de datos «confiables» son diversos. Sin embargo, hay puntos en común entre los instrumentos y dentro de ellos. Por ejemplo, mecanismos unilaterales, acuerdos comerciales o acuerdos plurilaterales comparten el objetivo de salvaguardar los datos y permitir su flujo a través de las fronteras. Si bien sigue siendo prerrogativa de los gobiernos establecer la combinación de instrumentos o mecanismos que sirven mejor a sus intereses y objetivos políticos, mayor comprensión, discusión y acuerdo sobre estos, los instrumentos pueden conducir a una mayor confianza general y «confianza» en el entorno que sustenta el flujo global de datos y que respalda una parte cada vez mayor de nuestras economías y sociedades.

Por último, la OCDE concluye que existe un alto grado de complementariedad entre instrumentos. En conjunto, se puede considerar que ello indica el surgimiento de una arquitectura destinada a aprovechar los beneficios de los flujos de datos al mismo tiempo que permiten a los gobiernos cumplir los  objetivos legítimos de política pública. E invita a los gobiernos a establecer la combinación de instrumentos o mecanismos que mejor sirvan a sus intereses y objetivos de política, considerando que  una mayor comprensión, discusión y acuerdo sobre estos instrumentos pueden conducir a una mayor «confianza» que sustente el flujo global de datos.