La OCDE advierte que el transporte marítimo es el principal medio de envío de falsificaciones y sugiere fortalecer a las aduanas

0
430

El transporte marítimo en contenedores sigue siendo la mayor vía de entrada de falsificaciones, en términos de valor de los productos ilícitos que  proceden de Asia oriental, en especial de China y Hong Kong. Asimismo, menos del 2% de esos contenedores se somete a una inspección física, lo cual ofrece grandes oportunidades a las redes delictivas, indica un estudio de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En total, el comercio mundial de productos falsificados ascendió, en 2016, a 460.000 millones de euros, cifra que representa aproximadamente el  3,3 % de todo el comercio mundial. Los bienes falsificados supusieron el 6,8 % de las importaciones de mercancías procedentes de terceros países en la Unión Europea (UE), con un valor de 121000 millones de euros.

Este informe, que analiza la magnitud del uso ilícito del transporte marítimo en contenedores para el comercio de productos falsificados, señala que el transporte por agua constituye más del 80% de todo el comercio internacional de mercancías.

 Aunque los portacontenedores aumentan la eficiencia y reducen los costes del comercio internacional, también pueden ser utilizados de manera ilícita para transportar productos falsificados.

El estudio detalla que  las incautaciones de falsificaciones enviadas en contenedores suponen una proporción relativamente baja del número total de incautaciones, pero representan el 56 % del valor total de las falsificaciones confiscadas.

Además, como ya se dijo, China es el principal punto de partida de las falsificaciones transportadas por vía marítima en contenedores, ya que el 79 % del valor total de los productos falsificados decomisados en contenedores a nivel mundial procede de allí.

Como sostiene el  informe, es necesario dar a las falsificaciones una alta prioridad por parte de los funcionarios de aduanas, a quienes debe dotarse de técnicas y herramientas de registro e inspección más adecuadas para detectarlas.

El escaneo de contenedores con equipos de rayos X o rayos gamma puede servir para descubrir, de manera eficaz, otros tipos de comercio ilícito, como estupefacientes, armas o el tráfico de especies silvestres. Sin embargo, no permite detectar productos falsificados, para los que únicamente da resultado la inspección física.

A propósito, Christian Archambeau, director ejecutivo de la EUIPO, manifestó: “La creciente preocupación por la falsificación de equipos de protección individual y medicamentos como consecuencia de la crisis de la COVID-19 ha dejado al descubierto la necesidad de lograr unos avances significativos en la lucha contra este comercio ilícito”. Y enfatizó: “Las falsificaciones perjudican al comercio legítimo, son a menudo peligrosas y deben volver a convertirse en una de las prioridades en la lucha contra la delincuencia internacional”.