Dra. Stella Duhalde, responsable del Laboratorio de Ablación Láser de la Facultad de Ingenierí­a de Buenos Aires y profesora de la Casa de Altos Estudios

0
431

Esta importante cientí­fica argentina, conjuntamente con sus pares y colaboradores, se encuentra desarrollando un particular estudio cientí­fico que seguramente será empleado e implementado – en un futuro no muy lejano – para asistir al servicio aduanero en sus tareas de control. Este proyecto tiene como objetivo establecer y poner operativa una Red de Laboratorios Nacionales para el diseño, fabricación y caracterización de dispositivos MicroElectroMecánicos. Algunos de los laboratorios de esta Red (Grupo MEMS (CNEA), el Laboratorio de Ablación Laser (FI-UBA) y el Laboratorio de Análisis Ambiental Atmosférico (UNSAM) ya están trabajando en dos proyectos integradores como son el proyecto de nariz electrónica con sensores de gas MEMS, financiado por la Agencia Nacional de Promoción Cientí­fica y Tecnológica, y otro de sensores MEMS para satelites. Como derivación del primer proyecto se propone la realización de scanners o “sniffers” que son sistemas olfatométricos que pueden ser utilizados para la seguridad nacional en la detección de substancias prohibidas o peligrosas.

Así­, consultada para que explique en qué consiste el proyecto se explayó diciendo que las Micro y nanotecnologí­as han sido identificadas como uno de los sectores de la tecnologí­a, más promisorios del siglo 21, con el potencial de revolucionar la industria y por lo tanto la calidad de vida de los paí­ses que inviertan en este campo. Según la definición de la Comisión de la UE para el IV Programa Marco, » un micro-sistema es un sistema inteligente miniaturizado que integra funciones sensoras, de proceso y/o actuación. Comprenderá como mí­nimo dos de las siguientes propiedades: eléctricas, magnéticas, mecánicas, ópticas, quí­micas, biológicas, magnéticas u otras, de forma integrada en un solo chip o en un módulo hí­brido multichip». Los micro-sistemas son también conocidos como MEMS (MicroElectroMechanicalSystems). Este proyecto tiene como objetivo establecer y poner operativa una Red de Laboratorios Nacionales para el diseño, fabricación y caracterización de dispositivos MicroElectroMecánicos. Algunos de los laboratorios de esta Red (Grupo MEMS (CNEA), el Laboratorio de Ablación Laser (FI-UBA) y el Laboratorio de Análisis Ambiental Atmosférico (UNSAM)) ya están trabajando en dos proyectos integradores como son el proyecto de nariz electrónica con sensores de gas MEMS, financiado por la Agencia Nacional de Promoción Cientí­fica y Tecnológica, y otro de sensores MEMS para satélites. Como derivación del primer proyecto se propone la realización de scanners o “sniffers” que son sistemas olfatométricos que pueden ser utilizados para la seguridad nacional en la detección de substancias prohibidas o peligrosas.
Análisis recientes del mercado MEMS, desarrollado por NEXUS, muestran que la cifra de comercialización para el año 2003 serí­a del orden de 34.000 millones de dólares, aunque a esta cifra habrí­a que sumarle otros 4.200 millones de dólares procedentes de la comercialización de nuevos productos emergentes: chips-laboratorio, sistemas de dosificación de drogas, sensores de olor (nariz electrónica), cabezales magneto-ópticos, etc.
En tanto y respecto a qué laboratorios o entidades cientí­ficas participan ? detalló que el proyecto Laboratorio en Red para el Diseño, la Fabricación y Caracterización de Dispositivos MicroElectroMecánicos (MEMS) / «Red LabMEMS» creará una capacidad de investigación, desarrollo, diseño, fabricación y caracterización de dispositivos y microsistemas, integrando en red los laboratorios más destacados de la República Argentina ( participa la CNEA, la Facultad de Ingenierí­a de la UBA y la de La Plata ). Se aprovecha así­ la gran experiencia acumulada de sus investigadores en distintos campos de la ciencia y de la tecnologí­a para direccionarlos al diseño y fabricación de dispositivos del tipo MicroElectroMechanical Systems (MEMS) y su incorporación a circuitos integrados analógicos y digitales para aplicaciones especí­ficas. Además de los mas destacados cientí­ficos argentinos, no podemos dejar de mencionar que hay un grupo entusiasta de estudiantes y jóvenes profesionales en cada laboratorio que son el motor de este proyecto y que apostaron a tener éxito desde la Argentina.
Reclamado respecto a qué grado de efectividad reconoce y si es fácil su manejo ? dijo que la idea es fabricar un prototipo basado en un nuevo tipo de MEMS que remplaza los tradicionales equipos de espectrometrí­a gaseosa del tipo de movilidad iónica IMS : Ion Mobility Spectroscopy. Recientemente se desarrolló un primer IMS con tecnologí­a MEMS combinando las ventajas de un dispositivo IMS que da alta sensibilidad, especificidad y los MEMS que dan dimensiones muy compactas, bajos costos de producción, bajos consumos con el subsiguiente aumento de la portabilidad de los sistemas olfatométricos construidos (del tipo sniffer). La tecnologí­a IMS separa y detecta compuestos ionizados previamente midiendo las movilidades diferenciales a través del chip sensor. Los compuestos ionizados son acelerados por un campo eléctrico y adquieren distinta movilidad según su estado de carga, masa y sección eficaz. Se aplica en el interior del chip una RF y un campo eléctrico DC eligiendo un determinado ion para su detección y conteo. Todo este procesamiento interno está oculto para el operador que sólo debe leer en un display los compuestos detectados. La sensibilidad es muy alta y comparable a los sistemas no portátiles ( la bibliografí­a que se puede consultar es NEXUS (The Network of Excellence in Multifunctional Microsystems) Task Force, 318Market Analysis for Microsystems: 1996-2002, 1998, http://www.nexus-emsto.com ). Agregando que depende del grado de sofisticación y complejidad del equipo , los hay portales para detectar trazas de sustancias , equipos para inspeccionar bultos , paquetes, valijas, etc…y otros portátiles

Inquiriéndola sobre cuál será el costo último de cada controlador ? expresó que calculan que podrí­a costar alrededor de 20.000 dólares cada unidad, que es bastante inferior al precio del mercado internacional. Esto se debe fundamentalmente a que los costos operativos y gastos en personal son muy bajos comparados con los de paí­ses desarrollados donde se fabrican los que hoy están en el mercado. Pero depende del tipo de equipo, pero los precios internacionales de los “sniffers” van desde 20.000 U$D (portátiles) hasta aprox. 200.000 U$D (portales).

También se le preguntó si es posible que empresarios nacionales apoyen el proyecto, para luego ser parte en la producción y comercialización de los aparatos ? y rotundamente afirmó “ Apostamos a que esto ocurra ya que los costos son atractivos y que la mayor parte de la inversión ya la hizo el Estado en la formación de recursos humanos especializados y en los primeros prototipos que se fabricarán ”.
Además y respecto para cuando creen que pueden contar con un prototipo para que el servicio aduanero los pruebe, o bien realizar las primeras experiencias cientí­ficas ? contestó que esto va a depender de la inversión inicial que necesitamos para pasar a la etapa de los nuevos MEMS. Si esto se resuelve a principios del 2004, entonces podrí­amos esperar un primer prototipo hacia finales del año próximo. Destacando que “ No, no hay nada parecido en todo Latinoamerica ” e incluso, consultada sobre si se podrá exportar afirmó “ Ese es uno de nuestros objetivos y creemos con bastante objetividad que tendremos éxito ”
Así­ entonces podemos afirmar que Argentina exportará altí­sima tecnologí­a ? Sí­, seguramente, pero uno de los puntos más importante de este proyecto es que esperamos formar recursos humanos especializados y entusiasmar a muchos de nuestros jóvenes que hoy buscan mejores posibilidades de desarrollo personal y cientí­fico en otros paí­ses. El paí­s se está despojando dramáticamente de cientí­ficos y estudiantes en los cuales ha invertido mucho esfuerzo y recursos y que constituyen el ingrediente indispensable de nuevos desarrollos cientí­ficos y tecnológicos. Una fuerte inversión en el sistema cientí­fico – tecnológico constituye una de las ví­as más importantes que tiene nuestro paí­s para pararse competitivamente otra vez frente a los paí­ses desarrollados y generar recursos genuinos provenientes de productos de lata tecnologí­a y mucho valor agregado.