En América Latina, la cooperación internacional en cuestiones digitales es crucial, advierte la OCDE

0
612
Ilustración: Aduana News

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) llama a la acción para capitalizar la transformación digital. Destaca que ahora, más que nunca, la cooperación y la coordinación internacionales son cruciales en distintos ámbitos socioeconómicos de América Latina para preservar la cohesión social.

La transformación digital puede desempeñar un papel importante para convertir la crisis de Covid-19 en una nueva oportunidad de desarrollo y hacer frente a las dificultades de la región, señala la OCDE en el reciente informe “Perspectivas económicas de América Latina y el Caribe 2020”.

El reporte explora cinco herramientas para la recuperación, ya que la innovación digital puede ayudar a enfrentar la situación socioeconómica actual, impulsar la productividad, fortalecer las instituciones y lograr niveles más altos de inclusión y bienestar.

En primer lugar,  el documento sostiene que “la región se caracteriza por el predominio de microempresas y pequeñas empresas que tienen una escasa productividad, que a menudo están desconectadas de sus mercados y que no tienen capacidad para absorber el shock generado por la pandemia”. Y añade: “Las herramientas digitales pueden contribuir a impulsar la productividad e incrementar su competitividad, sobre todo en el caso de las empresas que se están quedando atrás. Por tanto, las políticas deben tener por objeto apoyar la adopción de herramientas tecnológicas con ecosistemas digitales integrales”.

En segundo lugar, es necesario abordar las brechas digitales para que los beneficios de la transformación digital lleguen a todos. La adopción de tecnologías digitales centradas en las necesidades de las personas puede aumentar la calidad de vida de los hogares y, por tanto, mejorar el bienestar de las sociedades latinoamericanas, al tiempo que se promueve el desarrollo sostenible del medioambiente.

El reporte cita, en tercer lugar, las tecnologías digitales. Estas ofrecerán oportunidades y desafíos al mercado laboral. Señala que en la región, algunos puestos de trabajo corren un alto riesgo de automatización, mientras que otros experimentarán cambios sustanciales en la forma de realizarlos.  Y sugiere que “las políticas de fomento de la productividad deben desempeñar un papel importante a la hora de abordar las necesidades del mercado y asegurar así una transición fluida al adoptar los nuevos empleos y dejar atrás los puestos de trabajo obsoletos”.

En cuarto lugar, para asegurar que los beneficios de la transformación digital se aprovechen en el hogar y en el trabajo, es necesario impulsar las competencias adecuadas en las primeras etapas de la vida y durante el desarrollo vital de las personas. El documento destaca que  hay una importante proporción de mujeres que no cuentan con experiencia en el ámbito de la informática, es decir, que tienen menos competencias. Por eso, el organismo sugiere que se emprendan acciones a nivel nacional; estas medidas políticas deben coordinarse para que se conviertan en un factor decisivo en la consecución de un mayor bienestar.

Adicionalmente, la OCDE afirma que la crisis del Covid‑19 hace necesaria la cooperación internacional. “Los desafíos son de carácter transfronterizo y, por tanto, hay ámbitos que requieren de una mayor cooperación internacional. Entre ellos se incluyen la regulación y las normas, la inversión, el comercio, la seguridad digital o desafíos fiscales derivados de la digitalización de la economía”, detalla el informe.

“Para tal cooperación internacional, la región ya cuenta con varias plataformas en las que puede basarse, como la Agenda digital para América Latina y el Caribe (eLAC)”, indica la publicación. Y sostiene que “la transferencia de experiencias de la OCDE y la Unión Europea a la región debe fortalecerse”.

Además, detalla que la idea, inspirada en el Mercado Único Digital de la Unión Europea, ha calado a nivel subregional. La Alianza del Pacífico tiene su propia agenda digital. De manera similar, en Centroamérica, los países del Programa Mesoamérica, en colaboración con la Comisión Técnica Regional de Telecomunicaciones (COMTELCA) del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), están iniciando actividades para establecer una agenda digital regional con aspiraciones similares a las de la Alianza del Pacífico. La Comunidad del Caribe (CARICOM) ha venido promoviendo el proyecto Espacio Único de las TIC. Otros mecanismos de cooperación regional o subregional, como la Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC), la Organización de los Estados Americanos (OEA), el Mercosur y el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), han adoptado planes y agendas de desarrollo digital o han incluido medidas que promueven el desarrollo del sector digital de América Latina y el Caribe.

En ese sentido, la OCDE insiste que “se debe explorar el potencial de la cooperación regional y las alianzas interregionales. La transformación digital no resolverá por sí sola los problemas de desarrollo”. Por ello, señala que “para aprovechar los beneficios de las tecnologías digitales, hay que adoptar una mayor cooperación en las cuestiones más amplias, de manera que se puedan emplear estas tecnologías de forma inclusiva, sostenible y socialmente responsable. Los países de América Latina y el Caribe no deben dejar atrás esta oportunidad para adoptar una transformación digital sostenible”.

 “Esta crisis necesita una respuesta mundial. La cooperación internacional y las nuevas alianzas son más importantes que nunca para aprovechar al máximo la transformación digital», enfatiza la OCDE.