Comercio electrónico transfronterizo: un debate sobre cómo avanzar en los medios de pagos y en la logística

0
13

La pujanza del comercio electrónico transfronterizo ha generado enormes oportunidades a los países, desarrollando e impulsando nuevos motores de crecimiento, modos de comercio, tendencias de consumo y puestos de trabajo. Al reconocer este contexto, el Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe del Banco de Integración y Desarrollo (BID INTAL) decidió trabajar de manera colaborativa con la Asociación Latinoamericana de Internet (ALAI) para promover este tipo de intercambios.

“Potenciando el comercio electrónico transfronterizo. Logística y medios de pagos” fue el título del diálogo organizado por el BID INTAL y ALAI, que se realizó el miércoles (01.06.2022) en el auditórium del organismo en Argentina, transmitido además por streaming.

En el primer bloque, Ana Inés Basco, Directora del BID INTAL, destacó en sus palabras de apertura que el evento se enmarcaba dentro de la “Visión 2025” de la institución y señaló que “sus dos ejes, logística y medios digitales, tienen que ver con el fortalecimiento de la integración en América Latina y la profundización de la economía digital a través de la implementación de políticas públicas”.

“Hay mucho trabajo por hacer”, expresó Ana Basco y sostuvo que “una encuesta del BID y Latinobarómetro determinó que solo el 23% de los latinoamericanos han realizado una compra por el canal digital, es decir, aún existe un 77% que no exploró este intercambio”.

No obstante, la Directora manifestó que “hay matices entre los países: Argentina, Brasil, Chile y Uruguay llevan la delantera con el 55% de la población que ha efectuado una compra por ese canal”.

Ante esa situación, explicó que el BID y ALAI están impulsando el proyecto “Comercio digital sin fronteras” principalmente entre Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile y México.

Luego, Raúl Echeverría, Director Ejecutivo de ALAI, afirmó que han descubierto la importancia de la expansión de medios de pagos digitales y herramientas financieras para las Pymes y MiPymes regionales. “Con este fin, se espera que el proyecto sea el paso hacia una sociedad productiva para seguir trabajando en el desarrollo de la economía digital”, sostuvo el líder, ampliamente respetado en el campo del desarrollo de Internet y de políticas públicas.

El segundo bloque, con la moderación de Sebastián Cabello, CEO de SmC+, estuvo dedicado a reflexionar sobre la importancia del comercio electrónico para el desarrollo de la región.

 Al respecto, Lucas Sotomayor, Director General de la Firma Digital y Comercio Electrónico del Ministerio de Industria y Comercio en Paraguay, dijo: “La importancia del comercio electrónico radica principalmente en ofrecer una herramienta ágil y eficaz a la empresa, a quienes la componen y al mercado. Entre 2019 y 2021, Paraguay tuvo un crecimiento de 48% a 59% anual. Esto se dio por la capacitación a las empresas y la estrategia de negocio que permitió a las pymes evolucionar en el mercado interno, como también generar mayor confianza mediante una legislación específica de comercio electrónico”. Y sugirió un plan regional para profundizar la integración, la digitalización y el intercambio.

“La inclusión financiera es clave para el comercio electrónico local y transfronterizo”, sostuvo Myriam Cosío Robles, representante de Clip, una empresa de México que opera un sistema de transacciones móviles que permite a sus usuarios procesar pagos con tarjetas de crédito, débito y vales de despensa. “En México hay mucha informalidad: cerca de 7 millones de los comercios siguen sin aceptar pagos electrónicos. De manera que la oportunidad del comercio electrónico es enorme”, expresó.

En esa misma línea, Jacobo Cohen Imach, SVP General Counsel, Government Relations de Mercado Libre, resaltó la relevancia del comercio electrónico en la formalización de la economía y en la inclusión. “Actualmente, hay un millón de pymes que venden por internet a través de Mercado Libre y más de un millón de personas que reciben sus ingresos son de empresas que venden en nuestra plataforma”, sostuvo.

En tanto, Gastón Irigoyen, Co-fundador y CEO de Pomelo, reflexionó sobre las Fintech. El experto, quien está construyendo la nueva infraestructura de servicios financieros en América Latina, aseguró que «estamos en una nueva era de finanzas embebidas”. Sobre esto explicó: “En los últimos años, las organizaciones fueron mutando a lo digital, estamos viendo que la tecnología funciona como habilitadora. Ahora las empresas pueden generar una línea de negocio adicional». Y puso como ejemplo que un supermercado ofrece tarjeta de crédito a los consumidores, y las empresas de delivery tratan de ser banco de los repartidores.

A partir del consenso en que el comercio electrónico es cada vez más importante y tiene un potencial enorme, los panelistas del tercer bloque debatieron los nuevos medios de pago y el uso de las nuevas tecnologías en el comercio electrónico transfronterizo, con la moderación de Valeria Rodríguez, Directora de Lyra Argentina.

Ingrid Herrera, consultora de MF Economía que se especializa en el análisis de la coyuntura económica del Paraguay con enfoque regional y global, destacó, en referencia a ello, el aumento de las tarjetas que realizaron compras por comercio electrónico en su país.

Asimismo, Nadia Yavitz, de dLocal, comentó la experiencia de la plataforma de tecnología para superar las principales barreras que enfrenta la región. Para ello, la compañía ayuda a cualquier persona a llegar a clientes, aceptar pagos, enviar pagos y liquidar fondos a nivel mundial.  Según detalló, las transferencias desde billeteras digitales aumentaron un 230% entre marzo de 2020 y junio de 2021.

Por su parte, Ignacio Carballo, docente e investigador de Crypto & Alternative Finance, se refirió a cómo debe ser la sinergia entre los países para desarrollar medios de pago del comercio electrónico transfronterizo. El especialista fue contundente: “En una región donde 8 de cada 10 habitantes pagan en efectivo, la estrategia debe ser holística e integral”.

El cuarto panel, “Las barreras logísticas al comercio”, fue moderado por Lucas Barreiros, Consultor del BID, y contó con las participaciones de José Anson, Consultor internacional ex UPU / Consultor del programa CDSF; Fabián Villarroel Ríos, Director de Asuntos Regulatorios para Centro / Sudamérica, DHL Express, y Marcela Maron, Directora de Regulación Postal, Secretaría de Innovación Pública de Argentina.

En su intervención, José Anson destacó que el carácter internacional del comercio electrónico transfronterizo requiere que “el proceso logístico sea más participativo para compartir datos”.

Asimismo, Marcela Maron expuso la estrategia institucional de la Unión Postal Universal  (UPU) basada en la digitalización del servicio postal y del comercio electrónico vigente desde 2021. En este contexto, se refirió al reciente acuerdo renovado de la UPU y la OMA destinado a trabajar más de cerca en una serie de cuestiones transversales. Subrayó que “a nivel internacional hay una estandarización del proceso que facilitaría el campo para que el comercio electrónico dentro del sector postal sea óptimo, a fin de que los Estados apliquen las políticas públicas necesarias para todos los ciudadanos”.

Por último, Fabián Villarroel señaló que “el comercio electrónico abrió una oportunidad a las micro, pequeñas y medianas empresas al proporcionarles un mejor acceso al comercio internacional”. Y sugirió trabajar de “forma colaborativa entre todos los sectores públicos y privados para el desarrollo de las políticas públicas”.

Al término de su alocución, el experto en aduanas dijo que el “uso de información es importante en el comercio electrónico para permitir la evaluación temprana de riesgos” en el control y la facilitación del comercio. Así, destacó la declaración anticipada y la ventanilla única de comercio exterior como instrumentos para que fluya la información.

El cierre estuvo a cargo de Fabrizio Opertti. Gerente del sector de Integración y Comercio del BID quien reiteró el compromiso de la entidad bancaria, con más de medio siglo, para mejorar la arquitectura comercial existente mediante el desarrollo de la economía digital en toda la región.

“Si nuestros países de América Latina y el Caribe logran aprovechar la crisis como oportunidad vamos a dar un importante salto en prosperidad y empleo”, aseguró.