InicioComercio8 de marzo: testimonio y reflexiones de una mujer de la Aduana 

8 de marzo: testimonio y reflexiones de una mujer de la Aduana 

-

Como muchos saben, el 8 de marzo no es solo el Día de la Mujer, sino también el Día de la Mujer Trabajadora.

Es realmente un lujo que me convocaran para contarles mi experiencia laboral y profesional como mujer en esta fecha tan importante de conmemoración.

Espero disfruten leer estas líneas tanto como yo, al tratar de transmitirles mi percepción a lo largo de todos los años de carrera en la Dirección General de Aduanas, que ha sido, desde un primer momento, muy amigable con “nosotras“.

Desde nuestro ingreso a la Aduana, hemos crecido paralelamente en el ámbito personal y familiar.

Algunas, a la par del trabajo en la Aduana, han contraído matrimonio, han tenido  hijos, han gozado de los beneficios que dio el Organismo teniendo en cuenta la condición de mujer (por ejemplo, durante la lactancia, un horario especial para dedicarle al bebé).  

El Organismo siempre estuvo presente para protegernos, capacitarnos y dejándonos ser quienes somos.

En mi caso, puntualmente, me honró permitiéndome alcanzar un cargo de alta jerarquía, como punto final a mi carrera.

Mi historia en la Aduana no es única, doy fe de que muchísimas mujeres, que así se lo han propuesto, han alcanzado distintos niveles de liderazgo, se nos ha facilitado el acceso a las jefaturas, sin diferencias con nuestros pares hombres.

Personalmente, he estado a cargo desde hace “muchísimos años” -no les digo cuántos- de diversas jefaturas, incluso tuve la posibilidad de proponer a un número importante de mujeres para cubrir los cargos vacantes, y cuando lo hice no fue por su condición de mujer, ni por cupos impuestos, sino por sus capacidades profesionales y personales, estando todas ellas a la altura.

Si bien la mayor parte de mi paso por la Aduana ha sido en áreas legales y en un par de ocasiones en áreas jurídicas relacionadas con el interior del país, en la última etapa sumé las áreas técnicas, con la satisfacción de resguardar los intereses del Estado bajo la mirada fiscalista de la abogada y de procurar la facilitación del comercio como técnica aduanera. Y el común denominador ha sido la posibilidad de formar equipos que sigo extrañando, porque aunque ya no pertenezco al Organismo siempre me sentiré una mujer de la Aduana.

La Dirección General de Aduanas es un organismo que cuenta con valiosas mujeres en todos sus ámbitos: administrativos, operativos, legales, binomio de canes, etc. a lo largo y a lo ancho de nuestro extenso país.

¡Mi más sentido homenaje a todas ellas!

Abogada por la Universidad de Buenos Aires, ex funcionaria de carrera de la Dirección General de Aduanas, Argentina. Se desempeñó como Subdirectora General de la Subdirección General de Técnico Legal Aduanera, Jefa del Departamento Judicial, Jefa del Departamento Asesoramiento y Coordinación Jurídica de Interior y querellante en representación del Fisco. Experta en derecho aduanero y normativa de técnica aduanera.

 

ULTIMAS NOTICIAS