Unión Europea lanza una estrategia para modernizar los controles en aduanas y combatir el fraude

0
213
Ilustración: Aduana News

La Comisión Europea ha presentado este lunes (28.09.2020) una estrategia con la que pretende modernizar y reforzar los controles aduaneros de importaciones procedentes de terceros países, con el fin de detectar más fácilmente actividades fraudulentas pero también para que las autoridades fronterizas puedan responder con más rapidez a situaciones derivadas de emergencias como a la pandemia o a los desafíos que presente la futura relación con Reino Unido.

El plan ha sido desvelado en una conferencia de prensa por el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, y contiene una veintena de iniciativas que el Ejecutivo comunitario irá detallando en lo que queda de 2020 y hasta 2025. «Los nuevos desafíos muestran que tenemos que conseguir que nuestras reglas aduaneras sean más inteligentes y funcionen mejor para Estados miembros, ciudadanos y empresas», ha apuntado el italiano.

Esto requiere, ha continuado Gentiloni, «un uso mejorado de los datos, mejores equipos y herramientas y mayor cooperación entre la UE y las autoridades aduaneras de los países asociados». «También exige una mayor vigilancia, de forma que la UE pueda enfrentarse al futuro con confianza», ha añadido.

Bruselas ha explicado que el fraude vinculado al pago del IVA por importación, el comercio de bienes que no cumplen las normas europeas de seguridad o el tráfico de productos falsificados «se han convertido en problemas importantes».

Por ejemplo, la Oficina Antifraude Europea (OLAF) ha advertido a la Comisión Europea de que el fraude en aduanas está «generalizado» y recomendó entre 2017 y 2019 la recuperación de 2.700 millones de euros no abonados en las fronteras por productos infravalorados a conciencia. Además, el valor de las falsificaciones que entran en el bloque cada año asciende a 121.000 millones, lo que representa el 6,8% del total.

Pero el fraude no es lo único que preocupa al Ejecutivo comunitario, que también ha diseñado una serie de medidas para modernizar los controles en aduanas de forma que puedan responder mejor a las consecuencias de la salida de Reino Unido del bloque y a los desafíos que representen emergencias futuras similares a la pandemia de coronavirus,

Así, las 17 medidas que incluye el plan de acción se engloban en cuatro grandes objetivos, que son mejorar la gestión del riesgo, afrontar el auge del comercio electrónico, impulsar el cumplimiento de las normas y facilitar que las autoridades nacionales de las fronteras actúen como una «entidad única«.

En este contexto se incluye el endurecimiento de la información que las plataformas de servicios de pago como Amazon o Paypal tendrán que dar a las autoridades nacionales. Esta medida, contemplada en directivas ya aprobadas, entrará en vigor en 2024 y Bruselas ha avanzado que ampliará los requisitos aplicables a estas empresas.

Otra de las iniciativas de la estrategia es la puesta en marcha de un nuevo «centro de análisis» de datos para poner en común información sobre gestión de riesgos, operaciones antifraude o seguimiento de tendencias.

La Comisión Europea también tiene la intención de presentar una propuesta legislativa para crear una «Ventanilla Única» en el ámbito de la gestión de aduanas que las empresas puedan utilizar para cumplir todas las formalidades necesarias cuando van a importar bienes al bloque. «Permitirá un procesamiento colaborativo, el intercambio de información y un mejor análisis de los riesgos», destaca el Ejecutivo comunitario.

Bruselas también se ha marcado el objetivo de proveer a las autoridades nacionales de mejores equipos para desarrolla los controles fronterizos, trabajar para lograr un acuerdo de cooperación aduanera con China antes de que acabe el año y crear un «grupo de reflexión» formado por representantes de los gobiernos y del mundo empresarial para «prepararse para futuras crisis».