Informe del BID brinda herramientas para mejorar la equidad de género en la región

0
78
Ilustración: Aduana News

Promover el liderazgo femenino es fundamental para impulsar un crecimiento sólido y sostenible en la región.  A tal efecto, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha publicado una investigación que brinda herramientas para contribuir a un aumento de resultados positivos de las políticas y prácticas de género en el mercado laboral.

El estudio titulado “Una olimpíada desigual: la equidad de género en las empresas latinoamericanas y del Caribe” encuentra ausencia de mujeres en el mundo empresarial de América Latina y el Caribe. Solo el 14% de las firmas son de propiedad femenina y los cargos directivos tienen un 15% de participación de mujeres.

La investigación también revela que la presencia femenina en el mercado laboral predomina significativamente en las áreas consideradas “blandas”, como comunicación y relaciones públicas. En las áreas “duras”, como comercio exterior, representa menos del 35% de las personas empleadas. También hay mayor proporción de mujeres en los puestos de bajo rango (junior, administrativo, supervisor), donde las las mujeres representan el 36% del total de empleados. En los rangos altos, su representación se ubica en torno al 25% del total de empleados.

El informe halla poca técnica en la fuerza laboral femenina. Solo un 35% de la misma utiliza tecnologías avanzadas. Explica que “esta baja proporción puede deberse tanto a cuestiones de demanda, discriminación o la idea equivocada de que las mujeres son menos aptas para el manejo de tecnología”. Detalla que las empresas de servicios son las que mantienen mayor porcentaje de mujeres en tecnologías con un 37%, seguida por comercio (35%) y manufactura (30%).

Al estudiar el interior de las firmas, el BID encuentra que un 15% de las empresas muestra la existencia de brechas salariales. En este sentido, observa que las más comprometidas son las exportadoras (18% vs 14% en las no exportadoras), las más grandes (23% vs 10% en las medianas) y las de servicios (18% vs 13% en comercio y 14% en manufacturas).

Según la entidad financiera que impulsa el desarrollo y la integración comercial en América Latina y el Caribe, la presencia de las mujeres en posiciones de liderazgo, el nivel de capacitación de la fuerza laboral, el uso de tecnologías avanzadas y una cultura empresarial favorable son los principales factores que inciden en la equidad de género en las empresas de la región.

El BID concluye su análisis con el aporte de herramientas propicias para la igualdad de género en las firmas existentes en la región, como la implementación de legislaciones de cupo de género, la publicación transparente de información salarial, la creación de programas de capacitación y el desarrollo de una agenda que facilite el balance entre el trabajo remunerado y no remunerado que asume la mayoría de las mujeres. Además, sugiere fomentar políticas y prácticas de género positivas a través del comercio, por ejemplo, mediante la inclusión de objetivos de equidad en los acuerdos comerciales, que ya están en la agenda de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y de la Unión Europea. 

Para otorgar importancia este tema, el trabajo mancomunado es fundamental. “Las empresas latinoamericanas tienen el poder de mejorar la equidad de género en la región, y el sector público es fundamental para la generación de esos incentivos”, finaliza el BID. (Estudio «Una olimpíada desigual: la equidad de género en las empresas latinoamericanas y del Caribe«)