jueves 22 de febrero de 2018
Edición Nº 262 - Aduananews.com - Número de Registro DNDA: 5107675 - Copyright 2001 Aduananews.com / Aduananews.com.ar - Todos los derechos reservados
Edición Nº 262 - Aduananews.com - Número de Registro DNDA: 5107675 - Copyright 2001 Aduananews.com / Aduananews.com.ar - Todos los derechos reservados

La aviación argentina en tiempos de Facundo Quiroga

"Sombra terrible de Facundo, voy a evocarte , para que sacudiendo el ensangrentado polvo que cubre tus cenizas, te levantes a explicarnos la vida secreta y las convulsiones internas que desgarran las entrañas de un noble pueblo! Tú posees el secreto, ¡revélanoslo!". Este decimonónico desvelo sarmientino, permanentemente repetido en el tiempo,  debe ser tomado como guía a efectos de interpretar las características de nuestra política aérea en materia comercial.

En efecto, la actual política en materia de tarifas internas , esto es, fijadas en niveles que no guardan relación con los costos y la necesidad de inversión, permiten un mayor acceso a la utilización del servicio aéreo por mayores sectores de la población, pero a su vez permite que sectores de mejores ingresos y que son los mayores  usuarios del transporte aéreo se vean beneficiados pagando un servicio por debajo de su costo. En muchos casos, las empresas reciben un subsidio por el combustible utilizado, lo que en forma directa beneficia a estos sectores de mayores ingresos. Si bien los mecanismos de acumulación en una economía capitalista son motivos de permanente discusión, este concepto de subsidiar directamente a los que más tienen no puede ser comprendido desde una lógica racional, sino que necesitaría algo de "revelación". De ahí proviene el recuerdo de Facundo.

Otro punto es la constante necesidad de inversión que requiere la actividad, p.ej. en la Unión Europea la discusión se está centrando en cuanto deberán hacer las líneas aéreas y cuanto deberán gastar (o pagar las multas y cumplir las sanciones) a efectos de evitar el daño que le están generando al medio ambiente. Todo ello unido a la permanente renovación de flota y de instalaciones. ¿Cuál es el destino de una línea aérea que no puede crecer frente a su competencia en el resto del mundo???

Todo esto se va tornando cada vez más incomprensible para el pensamiento lógico, cuando se observa que una política oficial tendiente a que vuele la mayor cantidad de gente posible, se choca con la realidad del resultado que es ver constantemente gente "varada" en los aeropuertos por horas y hasta días sin poder volar, a raiz de los más variados y originales conflictos que se suscitan en los aeropuertos y tremedamente desconcertada no sólo por desconocer en que momento van a poder llegar al destino esperado, sino tambien , a qué organismo de defensa del consumidor ir a quejarse y contra quien.¿...? Algo así como: que viajen todos, pero no puede viajar nadie. Prueba de ello son las múltiples cancelaciones que se están dando hoy día de viajeros del exterior que conocen esta situación, con el consiguiente perjuicio económico que ello genera.

Completa el cuadro de las loables intenciones del gobierno en esta materia el hecho que tanto los privados (Grupo Marsans en el caso de Aerolíneas Argentinas) como el estado quieran salir del negocio. En efecto, estos dos sectores dejaron trascender claramente su intención de no querer tener más participación en el mismo.

En este contexto, predecir el futuro de la política aerocomercial argentina sólo puede ser alcanzado por  vía de la revelación, teniendo en cuenta que no se ve en el horizonte político un Cicerón que pudiera decirle a Catilina "Quosque tandem Catilina abutere patientia nostra" (Hasta cuando Catilina abusarás de nuestra paciencia)