América Latina en 2019

Un complejo tablero geopolítico y económico se cierne hoy sobre América Latina

En América Latina, lo primero que se divisa en el horizonte para 2019 es una serie de elecciones presidenciales. Se llevarán a cabo votaciones en Argentina, Bolivia, Uruguay, El Salvador, Guatemala y Panamá ¿Qué sucederá en Brasil con Bolsonaro? ¿Y Chile?

¿Qué está en juego en estos escenarios?

Argentina pone en juego la estabilidad política y fiscal, golpeada por altos índices de inflación y devaluación. Será interesante observar si Mauricio Macri logra capear la compleja situación interna, a pesar de la implosión del justicialismo y los escándalos de corrupción.

Bolivia, diferente a la Argentina, en los últimos 13 años, el país ha experimentado un crecimiento económico acelerado: su producto bruto nacional es hoy cinco veces mayor que en 2005. El desafío para Evo Morales será legitimar su proyecto reeleccionista para un cuarto término presidencial de seis años que ya fue rechazado en un referéndum celebrado en febrero de 2016 y que, en contravención de la voluntad popular, fue reavivado por el Tribunal Constitucional de Bolivia, en noviembre de 2017.

Uruguay tendrá que ver cómo el  Frente Amplio de Tabaré Vázquez y Mujica se reinventa ante nuevas complejidades internas y  en un escenario financiero incierto, frente a la fragilidad de la economía argentina.

En El Salvador, Guatemala y Panamá lo que está en juego es si los próximos gobiernos podrán hacerle frente al doble flagelo de la corrupción y la impunidad.

Brasil, a  partir del próximo 1 de enero Jair Bolsonaro será el nuevo presidente de Brasil. De acuerdo a su campaña electoral, Bolsonaro implementará mano dura frente a la criminalidad y la corrupción, de privatizaciones para reactivar la economía y de alineamiento a Estados Unidos e Israel. Sin embargo, el mayor temor es qué acciones tomará respecto al Mercosur, ya que desde su campaña se mostró poco partidario de los mecanismos de integración.

Chile, bajo presión. El segundo año del presidente Sebastián Piñera parece estar plagado de desafíos para poder cumplir sus elevadas promesas de reactivación económica, aprobar impuestos importantes y reformas pensionales en un Congreso en el que no tiene la mayoría y al que se enfrenta con una capacidad de negociación limitada. Además, se advierte sobre el riesgo que representa la guerra comercial global para los precios del cobre, la principal exportación del país, por la desaceleración de China, su principal socio comercial.

¿Qué pasará con la economía en 2019?

Conforme las proyecciones del Fondo Monetario Internacional, lo que se espera es un crecimiento moderado que oscilaría entre 1.9% y 2.6%. No obstante, en la medida que el Tesoro Federal en Washington continúe subiendo las tasas de interés, y la Casa Blanca siga la guerra arancelaria con China que disminuye el apetito de Estados Unidos para invertir en mercados emergentes como Latinoamérica, veremos cómo en lugar de crecer, la economía  se puede contraer.


América Latina