OMC destaca un papel creciente del comercio de servicios y la necesidad de cooperación global

El Director General Roberto Azavedo durante el Foro Público de la OMC el 9 de octubre de 2019. Foto: OMC

Desde la logística hasta las finanzas y la informática, los servicios se han convertido en la columna vertebral indispensable de las economías. Ellos generan más de dos tercios de la producción económica y representan más de dos tercios de los empleos en los países en desarrollo y cuatro quintos del empleo en los desarrollados, revela el informe de  la Organización Mundial de Comercio (OMC), presentado este miércoles (09.10.2019) en Bruselas.

"Pero los servicios también juegan un papel cada vez más importante en el comercio internacional. Las cadenas de valor globales para la mercancía no podrían funcionar sin servicios de logística y comunicaciones. Y gracias a la digitalización, los servicios que una vez tuvieron que ser prestados cara a cara, como la educación, ahora  se prestan de forma remota. Sin embargo, los servicios a menudo se pasan por alto en las discusiones sobre el comercio mundial, y el alcance de sus contribuciones al comercio global no siempre se aprecia por completo. Este informe intenta remediar esta supervisión ", dijo el Azevêdo en sus comentarios iniciales.

El informe subraya que el comercio de servicios, desde la distribución hasta los servicios financieros, puede ayudar a los países a impulsar el crecimiento económico, mejorar la competitividad de las empresas nacionales y promover la inclusión. Ilustra cómo la participación de los servicios en el comercio internacional ha seguido creciendo y cómo la tecnología, el cambio climático, el aumento de los ingresos y los cambios demográficos tendrán un impacto en el comercio de servicios en el futuro. También sugiere formas de maximizar el potencial del comercio de servicios a nivel mundial en los próximos años.

En promedio, los servicios representan aproximadamente la mitad del PIB mundial. Para las economías desarrolladas, representan alrededor de las tres cuartas partes del PIB y su proporción está aumentando rápidamente en las economías en desarrollo.

El comercio de servicios ha crecido un 5,4 por ciento anual desde 2005, mientras que el comercio de bienes ha crecido un 4,6 por ciento en promedio, dice el informe. El comercio de servicios informáticos y la investigación y el desarrollo han registrado el crecimiento anual más rápido en la última década. Según el Modelo de Comercio Mundial de la OMC, un nuevo modelo de comercio cuantitativo utilizado por la OMC para hacer proyecciones sobre el comercio mundial, la participación de los servicios en el comercio mundial podría aumentar en un 50 por ciento para 2040. Esto se debe a los menores costos comerciales y la reducción necesidad de interacción cara a cara debido a la digitalización. También depende de la reducción de las barreras políticas al comercio de servicios.

Muchas economías en desarrollo están cada vez más basadas en los servicios y su participación en el comercio mundial de servicios ha aumentado en más de 10 puntos porcentuales desde 2005. Sin embargo, el comercio de servicios se concentra en cinco economías en desarrollo: China; Hong Kong, China; India; República de Corea y Singapur: representaron más del 50 por ciento del comercio de servicios de las economías en desarrollo en 2017.

El informe dice que el comercio de servicios puede ayudar a las mujeres y las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES) a desempeñar un papel más activo en el comercio mundial, particularmente en las economías en desarrollo, ayudando a reducir la desigualdad económica. Cuando las MIPYME en los países en desarrollo comienzan a exportar servicios, son en promedio dos años más jóvenes que las empresas manufactureras. Sin embargo, exportan menos del 5 por ciento de las ventas totales. Los servicios son la principal fuente de empleo para las mujeres. Sin embargo, los sectores de servicios que representan la mayoría del empleo femenino han estado hasta ahora entre los menos comercializados.

A pesar de su disminución del 9% entre 2000 y 2017, las barreras al comercio de servicios siguen siendo mucho más altas que en el comercio de bienes. Esto se debe en gran medida a las posibilidades limitadas para suministrar ciertos servicios a través de la frontera y la intensidad reguladora de muchos sectores de servicios.

Las tecnologías son impulsores clave del comercio de servicios, permitiendo el comercio transfronterizo de servicios que tradicionalmente han necesitado la interacción cara a cara. Las tecnologías digitales también están reduciendo el costo de los servicios comerciales. El informe revela que si los países en desarrollo pueden adoptar tecnologías digitales, su participación en el comercio mundial de servicios podría aumentar en aproximadamente un 15 por ciento para 2040.

El informe señala que las barreras políticas para el comercio de servicios, principalmente medidas reguladoras, son mucho más complejas que en el comercio de bienes. Los autores del informe señalan que para que el comercio de servicios sea un poderoso motor del crecimiento económico, el desarrollo y la reducción de la pobreza, se deberá intensificar la cooperación internacional y se deberán encontrar nuevas vías para avanzar en la cooperación comercial global y hacer de los servicios un elemento central de política comercial.


OMC comercio de servicios Roberto Azevedo