Mercosur-UE: "Será necesario incentivar un cambio de paradigma en las empresas de la región", dice el BID

El estudio señala que el acuerdo abre oportunidades para mejorar el acceso al cerrado mercado europeo de bienes agrícolas, y podría contribuir a fortalecer las cadenas de valor y aumentar la competitividad de las economías del MERCOSUR.

Sobre el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) consideró que “será necesario incentivar un cambio de paradigma en las empresas de la región” y reconoció que habrá que “implementar programas de transformación productiva para asistir en la transición a los sectores más afectados”.

Sobre el acceso de los bienes industriales europeo al mercado local, el estudio a cargo del Instituto para la Integración de América latina y el Caribe (BID-Intal) advirtió que “pondrá presión sobre las empresas para competir en la región con las empresas europeas, tanto por los posibles impactos a nivel nacional como por los desvíos de comercio”.

Para el organismo de financiamiento multilateral indicó que “será necesario encarar reformas para optimizar la logística del comercio exterior, facilitación comercial, mejorar la promoción y, además de asistir a los sectores afectados, “generar incentivos y marcos regulatorios apropiados para impulsar a los sectores competitivos, reduciendo así la brecha de productividad con las economías europeas”.  

El BID considera que lo más importante es lo que podemos hacer de ahora en adelante, mejorar la competitividad. “Será necesario incentivar un cambio de paradigma en las empresas de la región, ayudar a generar las condiciones para que incorporen nuevas tecnologías, mejoren sus capacidades de management, impulsen procesos de innovación, sigan las mejores prácticas internacionales de producción, adopten estándares internacionales de sostenibilidad ambiental y social, etc”.

“El acuerdo abre una oportunidad para que los complejos industriales y de servicios del Mercosur transiten un camino arduo pero ineludible hacia la integración global”, agrega. “Concentrarse sólo en los mercados domésticos o cautivos dentro de la región ya no es una opción”, advierte el BID, que financia esquemas de participación del sector privado en el Mercosur y un plan de acción para la integración con la Alianza del Pacífico, uno de los objetivos de negociación comercial, según marcaron los presidentes del bloque en la última Cumbre del Mercosur.

En su análisis del acuerdo Mercosur - UE, el BID-Intal señala que el interés ofensivo del bloque estuvo en las exportaciones agrícolas. “Pese a que las cuotas en ciertos productos de interés para el Mercosur no parecen generosas, las ganancias inmediatas de acceso para otros productos importantes de la canasta exportadora regional pueden ser sustanciales”, consideró el banco que preside Luis Alberto Moreno. 

“Para el sector industrial del Mercosur también se abren oportunidades, ya que 80% de sus exportaciones al bloque europeo tendrán acceso de forma inmediata a arancel cero y al 100% en un período máximo de 10 años”, destacaron. Hay “nichos de mercado” donde el Mercosur puede ser competitivo, como cuero, indumentaria de diseño o biotecnología. 

En el segmento de servicios, el banco multilateral remarca que “la UE es el principal importador de servicios del mundo y actualmente importa solo US$ 12.400 millones de servicios del Mercosur, sobre un total de US$ 800 mil millones que importa a nivel global.


Mercosur Unión Europea BID