Luz Santos Bollea asume el desafío exportador

Luz Santos Bollea compartió su experiencia como Sales Manager de Terri Citrus, compañía fundada por su madre Carmen Bollea Mata, en el segundo encuentro de Mujeres en Comercio Exterior. Foto: Aduana News

Luz Santos Bollea es una empresaria citricultora PYME en constante evolución, que a los 28 años asumió el desafío de promover limones en el exterior tras la enfermedad de su madre,  la fundadora de  Terri Citrus. Su  personalidad y su actitud emprendedora la convierten en el referente del nuevo paradigma de mujer exportadora. Actualmente vende su producción a más de 15 países. Entrevistada por Aduana News, en el Segundo Encuentro de Mujeres Exportadoras construyendo Redes con el MERCOSUR, dirá en un momento de la charla que “una exportación no se sostiene sin tener valores”.

Pregunta: ¿Cuándo comenzaste con la exportación?

Respuesta : Comencé a exportar desde abril del 2017 con 25 contenedores. Fue un envío pequeño para ir paso a paso. Continuamos en 2018 con 54 contenedores y este año tenemos como objetivo llegar a cien. Siempre vamos duplicando la exportación.

P: ¿Por qué te dedicaste al comercio exterior?

R: Yo nunca trabajé con la producción ni la exportación del limón. No entendía qué significaba  la  palabra FOB, shipping line o forwarder. Pero la iniciativa de dedicarme al comercio exterior comenzó cuando mi mamá, Carmencita Bollea, fundadora de la empresa PYME, se enfermó de cáncer. Esto hizo que mi familia se mudara a Buenos Aires por un año. En una de las sesiones de quimioterapia,  pregunté a mi madre qué es lo que a ella le quedaba por hacer a nivel profesional. Me  respondió: “Me gustaría que mis limones dieran la vuelta al mundo”. Así que dijimos “manos a la obra”: algo que parecía imposible bajo las circunstancias que estábamos viviendo. Sin embargo, lo logramos en seis meses. Tras programar y realizar los trámites correspondientes, reservamos un lugar en la feria de frutas y verduras de Berlín, adonde viajé con uno de mis hermanos. Allí conocimos futuros clientes. Al regresar de Alemania, a las dos semanas, en abril de 2017, pudimos exportar nuestros dos primeros contenedores a Holanda e Inglaterra. Y ese año exportamos a cinco países. Pero sucedió la triste noticia de que nuestra mamá, la fundadora, falleció ese mismo año. Esta situación nos ayudó a crecer, aprender y seguir por este sueño que era de ella y ahora es nuestro.

P: ¿Qué dirías a las mujeres para animarlas a exportar?

R: Desde mi experiencia, puedo decir a las mujeres  lo siguiente: yo tenía 28 años, jamás había exportado, no tenía noción de cuántos kilos de limón entraban en una caja, no sabía qué eran los calibres, sólo había trabajado en otra área como auditora. Mi consejo es que usemos la fuerza interna  que tenemos las mujeres. No nos subestimemos. Hay que ser genuinas: no intentemos parecernos a los hombres. También sugiero viajar para conocer a las personas, porque uno logra más en veinte minutos de reunión que en nueve meses de emails. Es muy importante ser transparente, tener valores y transmitirlos. En la exportación la base es la confianza y sin valores no se puede sostener una relación a largo plazo.

P: ¿Las herramientas del Gobierno te ayudaron a exportar?

R: Realmente me ayudaron mucho, porque se abrieron mercados que desde hacía veinte años no se abrían, como Estados Unidos y también Brasil. Además hoy en día existen distintas herramientas para realizar una exportación. Particularmente, me apoyé en el Instituto de Desarrollo Productivo  de Tucumán (IDEP) ya que junto a ellos pude ir por  primera vez a la feria en Berlín y tener un stand para cumplir el sueño de mi madre, que ahora es nuestro sueño, su legado.

P: Y entonces, ¿cumpliste tu sueño?

R: Yo fui a vivir un año a los Estados Unidos: me encantó vivir en el exterior. Al regresar, volví a estar con mi familia en Tucumán. La exportación me hace sentir plena, estoy feliz de hablar todo el día en inglés, de estar en contacto con el mundo, de desarrollar nuevas relaciones en la Argentina y en el exterior. Esto me gustó desde que era niña. Recuerdo que mi madre me envió a un colegio de Italia con 12.000 chicos de todo el mundo y todas las religiones. Esta experiencia fue un clic en mi cabeza y me hizo pensar que todo pasa por algo. El sueño de mi mamá me encaminó al mío, porque hoy yo estoy feliz con la exportación de aquello que era de ella.

Luz-Mar-a-Santos-Bollea-3

****

Mini Bio

* Luz Santos Bolea (31 años)

Licenciada en Administración de Empresas

* Casada desde diciembre de 2018

* Cuatro hermanos varones

* Hobby: jugar al fútbol con su equipo los sábados

* Frase: “Cuando uno tiene un sueño y lo hace con pasión, lo puede lograr, siempre”.

Mini historia de  Terri Citrus

Los actuales citricultores son la 4ta generación de productores de la familia Mata. Sus inicios se dieron en 1954 con la creación de la primera planta industrial de limón en Tucumán, la citrícola San Miguel, hoy exportadora de primer nivel en el mundo.
En 1993, la familia divide sus tierras entre los herederos. Es así como nace Terri Citrus, de la mano de su fundadora y presidenta Carmen Bollea Mata, quien iniciando la compañía con una finca de 90 hectáreas logra implementar un crecimiento exponencial de la misma. En la actualidad cuenta con más de 900 hectáreas con plantaciones de limón.

 


exportación Mujeres en Comercio exterior Luz Santos Bollea Terri Citrus Tucumán Limones