"El AFC marca un hito, pero hay que atreverse a más"

Fabián Vilarroel Ríos, abogado y consultor en comercio internacional y aduanas

La necesidad de reducir costos al cruzar las fronteras aduaneras, mejorando la fluidez de las transacciones sin afectar objetivos de transparencia y de seguridad, fue un factor que impulsó el proceso que culminó con el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio (ACF) entre los países de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

El AFC fue aprobado en la Novena Conferencia Ministerial de la OMC celebrada en Bali en el año 2013 y entró en vigencia el 22 de febrero del 2017, cuando estuvo ratificado por dos tercios de los países miembros de la OMC. La Argentina lo puso en vigencia el pasado 6 de julio de 2018.

Para arrojar más luz sobre este tema, Aduana News entrevistó a Fabián Villarroel Ríos,  abogado experto en comercio internacional y aduanas, que espera proporcionará información más sólida sobre la relevancia del AFC.

¿Qué implica el AFC ?

Fabián Villarroel Ríos: El AFC marca un importante hito en la materia. La mayor parte de los países latinoamericanos lo han ratificado y han notificado las categorías y normas A, B y C. Hay que recordar que el acuerdo establece lo siguiente:

Categoría A: son normas de aplicación inmediata.

Categoría B: son normas que el país notifica que puede aplicarlas, pero necesita tiempo razonable para su implementación.

Categoría C: son normas para las cuales el país necesita colaboración técnica y económica antes de aplicarlas.

En la región hay varias normas que no se aplican, por ejemplo: medición en tiempos de despacho, envíos urgentes... Es decir, hay ciertas falencias que deben ser subsanadas, por lo tanto los países necesitan trabajar para solucionar estas situaciones. Esos datos se encuentran en el capítulo 3 del AFC.

Otro aspecto importante es cómo se conforman los Comités de Facilitación, integrados por el sector público y privado a fin de dar seguimiento a las normas.

Para Cooperación Aduanera, hay que fijarse en el capítulo 12 que dispone cómo se debe intercambiar información para evitar ilícitos. Hay que empezar a pensar el modo de implementación. Tiene que ser un intercambio en línea y el desafío es ver cómo las aduanas intercambian de forma más automatizada, lo que permitiría una comunicación fluida.

El desafío con el sector privado está en implementar el diálogo, un trabajo coordinado; hay que escucharlo y detectar sus necesidades a los efectos de la competitividad de los países. Se necesitan normas claras, certidumbre jurídica y económica para poder avanzar.

¿Cómo es la cooperación entre Argentina y Chile?

Fabián Villarroel Ríos: En el último tiempo, hubo una reunión de gabinete entre Chile y Argentina. Siempre se está tratando de impulsar la agenda bilateral de integración por la cantidad de frontera que compartimos ambos países. No es un deseo: es un imperativo.

En el ámbito aduanero y fronterizo tenemos más desafíos todavía. Hay pasos integrados donde queda mucho por hacer. En el sistema Cristo Redentor está por inaugurarse el nuevo complejo Los Libertadores del lado chileno, que paliará ciertas falencias. Sin embargo, hay que seguir avanzando. Los pasos integrados reducen el número de paradas, pero terminan realizándose los mismos controles: aduana argentina-aduana chilena, migración argentina-migración chilena, y servicios agrícolas. Hay que atreverse a un poco más. Se debe trabajar sobre la confianza, es decir, cuando un turista sale del país debe ser controlado una sola vez por una autoridad que ante una irregularidad, llame a la autoridad del otro país y se resuelva el problema.

Los pasos integrados resolvieron la doble parada, pero no el doble control. Hay que crear condiciones de infraestructura, pero también condiciones jurídicas para bajar la burocracia. Esto favorecerá al privado y al Estado. La cantidad de dinero que se invierte en infraestructura, alimentación, pago de remuneraciones o viáticos para el personal que está en la frontera es muy alto. Entonces, al final, se termina construyendo una hotelería gigante para acoger a más de cien funcionarios, y se crean verdaderas ciudadelas en la frontera. Por eso hay que automatizar y simplificar los procesos.

En el último tiempo, estábamos trabajando en los vehículos particulares en Cristo Redentor para que los turistas no realicen doble control. Por eso, tenemos que pensar de una forma más ambiciosa y atrevida en cómo logramos simplificar, porque, al final, a todos nos favorece que haya más turismo e intercambio.

¿Se está trabajando en algún programa conjunto?

Fabián Villarroel Ríos: Cada gobierno tiene su desarrollo tecnológico para el sistema simplificado de vehículos particulares. No es un sistema tecnológico en sí mismo, pero sí una interconexión. En Paso Cristo Redentor, por ejemplo. Y hay otros dos pasos, como Jama (norte) y San Sebastián (Patagonia), donde debería implementarse a la brevedad.

Otras cosa en la que estamos trabajando, que es un proyecto a mediano plazo, es lo relativo al Corredor Bioceánico, que unirá puertos de Brasil, pasando por Paraguay y norte de Argentina, con los puertos de Iquique, Mejillones y Antofagasta en Chile. Es un corredor para sacar productos de Mato Grosso do Sul , Paraguay y norte de Argentina por los puertos chilenos. Se trata de grandes infraestrucuras adaptadas para la exportación de cobre, pero quedaron ociosas. Entonces, ¿cómo le sacamos provecho? Dirigir los productos hacia esta ruta es muy interesante.

Este corredor es el más avanzado, son regiones aisladas de los centros económicos. Se han realizado reuniones en junio de 2018, en Salta; la posibilidad de sacar naranjas por los puertos chilenos y generar polos de desarrollo en materia de logística es interesnte. En este sentido, tiene que haber fondos que apoyen a las ciudades y comunidades para que se beneficien.

¿Cuál es el mayor desafío de las aduanas en este contexto?

Fabián Villarroel Ríos: Las aduanas están supeditadas a desafíos que dependerán de la seguridad, la protección social y la propiedad intelectual. Es un concepto nuevo.

La recaudación es un tema importante, como también la facilitación en implementar mecanismos que ayuden a bajar los costos; además debemos ser capaces de integrar a las pymes a la cadena del comercio internacional.

****

Perfil de Fabián Villarroel Ríos

  • Ciudadano chileno
  • Abogado
  • Magíster en Derecho Internacional por la Universidad de Heidelberg, Alemania.
  • Profesor de Derecho Aduanero en diversas universidades de Chile
  • Experto acreditado de la OMA y panelista de la OMC
  • Trabajó por casi 20 años en la Aduana de Chile, ocupando diversos cargos
  • Consultor en comercio internacional y aduanas


Aduana News Argentina Chile Acuerdo Facilitación Comercio